Dr. Pablo Meza Neurólogo

Inicio » BLOG » Docencia Medicina » El Olfato: un sentido con historia
A+ R A-

05 Sep

El Olfato: un sentido con historia

Vota este articulo
(4 votos)

Si revisamos la historia nuestra como mamíferos encontramos que el olfato es el sentido que en épocas muy antiguas a la cultura actual, nos servía como principal herramienta para guiarnos y aún reconocernos por ende su relación directa con el cerebro determina que la porción medial basal del encéfalo humano sea conocida como Rinencéfalo (cerebro olfatorio), el cual posee conexiones amplias e importantes con las áreas que se relacionan con la memoria y las emociones (sistema límbico). Esto me permite decir que el olfato es un sentido con mucha historia.

 

Este es un sentido químico que tiene una interdependencia estrecha con el sentido del  gusto. La olfación inicia en unas células receptoras en la parte más alta de las fosas nasales que captura las partículas aromáticas que son volátiles y activan o despolarizan dichos receptores que van a dar comienzo a un impulso nervioso que conduce la sensación hacia nuestro cerebro.

En la mucosa olfativa encontramos tres tipos característicos de células a saber: células olfativas sensoriales, las células de sostén y las basales que están en permanente recambio y se creen son 20 a 30 millones de células que en su extremo poseen una pequeña prominencia que tiene en su extremo cerca de 20 pequeños filamentos sensoriales (cilios); el moco nasal acuoso transporta las moléculas aromáticas a los cilios con ayuda y con la participación de proteínas fijadoras; estos cilios transforman las señales químicas de los distintos aromas en respuestas eléctricas.

La nariz humana puede distinguir entre más de 10.000 aromas diferentes y su capacidad es mayor al nacer.

  

De las células olfativas salen prolongaciones o filamentos neurales que atraviesan la porción horizontal de hueso etmoides (lámina cribosa) e ingresan a la fosa craneal anterior y se unen a una pequeña estructura llamada bulbo olfatorio que posee unas formaciones nerviosas  esféricas llamadas glomérulos donde se procesan las señales aromáticas que luego son conducidas llegando esa información primero al sistema límbico y al hipotálamo que son estructuras cerebrales ontogenéticamente muy antiguas y que se encargan de las emociones, sentimientos, instintos e impulsos a la vez que almacenan también los contenidos de la memoria y regulan la liberación de hormonas en el sistema endocrino. Eso explica el por qué los olores pueden modificar directamente nuestro comportamiento o funciones como el apetito, las secreciones salivales y digestivas. Solo una pequeña información olfativa va a llegar a áreas más nuevas de la corteza cerebral  para tornar esa sensación al algo analizado y consciente.

Ultima modificacion el Lunes, 05 de Septiembre de 2011 18:55
Dr. John Pablo Meza B.

Dr. John Pablo Meza B.

 

Dr. John Pablo Meza Benavides, médico de la Universidad de Caldas, especialista en Neurología Clínica de La Universidad de Santiago de Chile – Hospital Militar de Santiago, Miembro de la Asociación Colombiana de Neurología (ACN), colegio Médico capitulo Nariño, Sociedad Chilena de Epileptología. Docente de Ciencias de la Salud en los programas de: Medicina en la Universidad Cooperativa de Colombia sede Pasto y el programa de Fisioterapia de la Universidad Mariana en la misma ciudad. Se ha desempeñado igualmente como docente en los programas de medicina de la Fundación Universitaria San Martín y Universidad de Nariño. Conferencista a nivel local y nacional en temas de neurología.


Sitio web: pablomezaneurologo.com/
blog comments powered by Disqus

Sígueme

facebooktwitter

Contacto

  • Dirección: Cra 33 # 12A - 44
  • 7° piso B/ La Aurora (Pasto)
  • Tel: +57-2- 7316599 - 3187128850
  • Solicitud Citas: +57-2- 7316599
  • Programas: 3126575701
  • Contáctenos
  • Twitter
  • Facebook