Dr. Pablo Meza Neurólogo

Inicio » Información Pacientes » Guía de enfermedades » Trastornos del sueño
A+ R A-

Trastornos del sueño

El Sueño

En los humanos el sueño tiene una importancia notable en la salud y el logro de una buena condición general y del ánimo. Durante esta actividad que ocupa un tercio de la vida de una persona suceden fenómenos a nivel cerebral y de otros sistemas (cardiovascular, circulatorio, digestivo) que en la mayoría de las veces no conocemos o no les damos el valor que ellos tienen. Con este artículo busco dar a conocer las manifestaciones básicas del sueño así como las alteraciones más frecuentes del mismo que han sido objeto de estudio y análisis por parte de la neurología desde mediados de los años 70.

El sueño es una etapa en que perdemos por un tiempo el estado de conciencia y no respondemos a los estímulos externos, pero podemos volver al estado de vigilia ya sea porque nuestro cerebro retorna espontáneamente o porque estímulos generalmente sonoros nos hacen despertar.

 

sueno

El sueño es una etapa en que perdemos por un tiempo el estado de conciencia y no respondemos a los estímulos externos, pero podemos volver al estado de vigilia ya sea porque nuestro cerebro retorna espontáneamente o porque estímulos generalmente
sonoros nos hacen despertar.

El sueño por tanto debe ser estudiado y considerado una actividad que como la presión arterial, el funcionamiento digestivo, etc. deben estar en buena condición para que las personas no sufran enfermedades neurológicas o generales que pueden deteriorar la calidad de vida o aumentar el riesgo de eventos como el infarto cardiaco agudo.

Durante el sueño se manifiestan cambios en otros sistemas que participan de manera significativa para que nuestro cuerpo conserve el estado de salud, entre ellas la presión arterial, la respiración, la temperatura, el ritmo cardiaco, los movimientos torácicos o abdominales, la concentración de oxigeno en la sangre, los movimientos de las extremidades y en especial los movimientos oculares que sirven como referencia para clasificar el sueño en dos fases principales.

Durante las horas de sueño nuestro cerebro va pasando por diferentes etapas que van desde un sueño superficial hasta uno muy profundo y además podemos dividir el sueño en dos etapas, una donde no hay movimientos oculares rápidos llamada con la abreviatura NO MOR y otra con presencia de movimientos oculares rápidos denominada MOR, estos dos tipos de sueño se van alternando con cierta regularidad durante la noche y permiten que el cerebro y los demás sistemas puedan ejecutar tareas sobresalientes para que un individuo este sano.

Los hábitos de la vida actual en alimentación, pobre actividad física, estrés persistente, cambios en los horarios de ir a la cama a dormir y el uso de sustancias estimulantes como café, alcohol y cigarrillo entre otros nos han llevado a sufrir de una gran cantidad de trastornos del sueño que repercuten en la salud general de las personas hoy en día.


Los trastornos del sueño

Al abordar los trastornos del sueño, sólo hay que considerar tres síntomas básicos o grupos de síntomas: el insomnio, la dificultad para iniciar o mantener el sueño; la hipersomnolencia, que incluye un sueño excesivo y excesiva somnolencia durante el día; y las alteraciones episódicas del sueño. El insomnio, es con mucho, el síntoma más común, y es también el más frecuentemente observado por los médicos.

Además existen otro grupo de trastornos del sueño que son los: TRASTORNOS RESPIRATORIOS DEL SUEÑO donde tenemos el más conocido llamado RONQUIDO, que técnicamente se denomina Síndrome de Apnea-Hipopnea del sueño (SAHOS)

Finalmente anotar que la Obesidad amerita estudios de sueño en especial y de manera OBLIGATORIA en los pacientes que son sometidos a cirugía para bajar de peso como la CIRUGIA BARIATRICA

En muchos casos, la exploración de las causas del insomnio y la hipersomnolencia conduce a enfermedades médicas y psiquiátricas bien conocidas como factores causales.

 

HIPOSOMNIAS:

INSOMNIO

El insomnio es un síntoma que puede tener causas muy diferentes. Algunas de estas causas empiezan a ser entendidas ahora; cada año se descubren causas nuevas

 

HIPERSOMNOLENCIA

La hipersomnolencia incluye dos grupos de síntomas: quejas por la cantidad excesiva de sueño (hipersomnia) y quejas por una somnolencia excesiva durante el día (somnolencia). En algunas situaciones, ambos síntomas están claramente separados, pero muchas de las enfermedades responsables de la hipersomnolencia pueden producir ambos síntomas a la vez.

Al igual que con los síntomas de insomnio, hay condiciones límite y situaciones difíciles de clasificar, así como casos idiopáticos. Sin embargo, la idea principal es la misma: la hipersomnolencia debe considerarse un síntoma con muchas causas, y deben investigarse éstas.

 

PARASOMNIAS

Bajo este epígrafe se incluye una serie heterogénea de comportamientos que aparecen anormalmente en el sueño, algunos de los cuales son vestigios o representaciones de conductas normales de la vigilia.

En el niño, las parasomnias más habituales son el sonambulismo, los terrores nocturnos y la enuresis funcional tipo nocturno. Estos trastornos presentan varias características comunes. Así:

a) Son mucho más frecuentes en los niños que en las niñas.

b) A menudo coexisten en un mismo paciente (Triada, enuresis, sonambulismo, terrores nocturnos). Esto sugiere cierto componente genérico.

c) Se presentan con mayor prevalencia en las familias de los enfermos que en la población general.

d) Son trastornos de despertar parcial desde los niveles más profundos del sueño NREM y se presentan una vez cada noche (en constante con las parasomnias de origen epiléptico, que a menudo ocurren más de una vez por la noche), habitualmente durante las dos o tres primeras horas desde el inicio del sueño.

e) Son benignas, en el sentido de que no es habitual que estén asociadas con psicopatología y en general desaparecen al llegar la adolescencia.

 

EVALUACIÓN, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

La evaluación de los trastornos del sueño se puede realizar en un primer momento a través de la entrevista, después se puede completar con autoregistros llevados a cabo por el sujeto o sus familiares.

En las clínicas de sueño se realiza un examen completo del sujeto llamado polisomnografia (PSG) que incluye electroencefalograma, electrocardiograma, flujometro de aire y CO2 nasal, oximetro de pulso, sensor de ronquido, movimientos oculares, movimientos del mentón y del as piernas, bandas para evaluar los movimientos del tórax y el abdomen.

Hablaremos del trastorno del sueño más reconocido y difundido, el insomnio.

 

¿Qué es el insomnio crónico?

El insomnio es un trastorno del sueño que hace que sea difícil indicar a dormir o mantenerse dormido. Algunas personas que padecen insomnio tienen dificultad para quedarse dormidas la primera vez que se acuestan, otras se duermen fácilmente, pero se despiertan a media noche y no pueden volver a dormirse. Cuando su problema de sueño dura cuatro (4) semanas o más se le llama insomnio crónico.

El insomnio hace que usted se sienta cansado y que tenga menos energía. Si usted padece de insomnio es posible que también le preocupe saber si va a poder dormir.

 

¿Qué causa el insomnio?

El insomnio es la manera como el cuerpo nos deja saber que algo anda mal. Las cosas que pueden causar insomnio incluyen:

• Tensión psíquica (estrés)

• Ansiedad

• Depresión

• Uso de altas cantidades de cafeína, alcohol o nicotina

• Dolor por causa de afecciones médicas tales como artritis

• Cambios en las jornadas de trabajo

• Malos hábitos relacionados con el sueño, por ejemplo, acostarse a distintas horas de la noche.

• Preocuparse demasiado por no poder conciliar el sueño

 

¿Cómo se trata el insomnio?

Aprender buenos hábitos relacionados con el sueño puede ayudar a tratar el insomnio crónico. Recibir terapia conductual le puede enseñar buenos hábitos relacionados con el sueño, y con frecuencia resulta tan efectiva como tomar medicamentos recetados para poder dormir. La terapia conductual para el sueño por lo general incluye aprender técnicas para relajarse y no preocuparse tanto por el sueño. Usted también puede aprender relajación muscular y ejercicios de respiración profunda para ayudar a relajarse.

Algunas afecciones médicas tales como la depresión, y ciertos medicamentos tales como algunos fármacos para enfermedades cardiacas y la presión arterial, medicamentos para las alergias y corticoesteroides, también pueden causar insomnio. Si un medicamento le está causando insomnio, hable con su médico. El médico podrá recetarle un medicamento distinto para su afección con el objeto de ayudarle a dormir mejor.

En algunos casos, su médico le puede recetar medicamentos para ayudarle a dormir pero hay que evaluar la posibilidad que generen efectos secundarios. Es mejor estudiar la causa del insomnio y así darle un tratamiento más apropiado... Los efectos secundarios más frecuentes de los medicamentos para inducir sueño son: somnolencia excesiva (sentir demasiado sueño), dificultad para pensar con claridad y problemas relacionados con el equilibrio. Por lo general los médicos no recomendamos usar pastillas para dormir por períodos largos de tiempo y mucho menos estamos de acuerdo con la automedicación.

 

¿Qué puedo hacer para ayudarme a dormir mejor?

Tenga en cuenta que usted puede requerir menos sueño a medida que envejece. Algunas personas necesitan sólo de cinco (5) a seis (6) horas de sueño cada noche, pero la mayoría de las personas funcionan mejor con siete (7) u ocho (8) horas de sueño. El sueño por lo general ocurre en ciclos de tres horas; por lo tanto, es importante por lo menos tener tres (3) horas de sueño sin interrupciones.

Estos consejos le ayudarán a desarrollar mejores hábitos relacionados con el sueño:

• Váyase a dormir solamente cuando se sienta cansado.

• Evite leer, mirar televisión o preocuparse cuando está en la cama. Estas cosas pueden hacer que su cuerpo y cerebro asocien su cama con estas actividades en vez del sueño.

• Use la alcoba sólo para dormir y para tener relaciones sexuales.

• Si no puede quedarse dormido después de 15 minutos, vaya a otra alcoba (cuarto) y regrese a acostarse en su cama solamente cuando se sienta cansado. Usted puede repetir esto con la frecuencia que sea necesaria durante la noche.

• Acuéstese a dormir y levántese a la misma hora cada día, incluso durante los fines de semana. Esto le ayuda a su cuerpo a desarrollar un horario regular para dormir.

• Evite o limite las siestas puesto que estas pueden perturbar el ritmo normal de su sueño. Si usted tiene que hacer siesta, solamente descase durante 30 minutos, y no tome siesta después de las 3:00 pm.

• Evite la cafeína en el café y en los refrescos carbonatados (gaseosas) y la nicotina en los cigarrillos, especialmente cuando sea tarde.

• Evite comer comidas grandes o tomar demasiada agua después de que anochece.

• Mantenga su alcoba a una temperatura cómoda y tan oscura como sea posible.

• Saque tiempo para relajarse antes de ir a acostarse.

Una buena manera de relajarse es enfocarse en su respiración tomando aire lenta y profundamente mientras cuenta hasta cinco. Luego, escuchando el sonido de su respiración a medida que expulsa el aire. Usted también puede tratar de contraer y relajar los músculos de su cuerpo en grupos; comenzando con los de los pies y terminando con los de la cara. Un terapeuta entrenado le puede enseñar tras maneras de relajarse. Discos compactos (CD) o cintas para relajarse también pueden ayudarle a relajarse.

 

¿Qué causa el insomnio?

Insomnio es la manera como su cuerpo le deja saber que algo anda mal. Las cosas que pueden causar insomnio incluyen el estrés, demasiada cafeína, depresión, cambios en los horarios de trabajo y dolor por causa de problemas médicos tales como artritis.

Muchas personas padecen de insomnio. Las personas que tienen insomnio pueden no ser capaces de quedarse dormidas. Se pueden despertar durante la noche y no poder volver a dormirse de nuevo, o se pueden despertar demasiado temprano en la mañana.

 

¿El insomnio es un problema grave?

Dormir una cantidad suficiente es una parte importante de un estilo de vida saludable. El insomnio puede afectarlo mental y físicamente. Éste puede hacerlo sentir cansado, deprimido e irritable. También puede hacer que a usted le sea difícil concentrarse o realizar labores durante el día. Si usted continuamente no duerme lo suficiente, tiene mayor riesgo de tener afecciones tales como presión arterial alta, enfermedad cardiaca y diabetes.

 

¿Cuánto sueño necesito?

La mayoría de los adultos necesitan entre siete (7) y ocho (8) horas de sueño cada noche. Usted sabrá que está durmiendo lo suficiente si no le da sueño durante el día. La cantidad de sueño que usted necesita varía muy poco durante la edad adulta. Sin embargo, los patrones de sueño pueden cambiar a medida que usted envejece. Por ejemplo, las personas en estado de edad avanzada pueden dormir menos de noche y tomar siestas durante el día.

 

¿Qué puede hacer mi médico para determinar por qué no estoy durmiendo?

Su médico de familia le puede hacer a usted algunas preguntas acerca de sus hábitos a la hora de dormir (como a qué hora se acuesta y a qué horas se levanta), sobre qué medicamento o medicamentos usted toma y sobre la cantidad de cafeína y alcohol que usted consume. Su médico también puede preguntarle si usted fuma.

El médico le puede preguntar hace cuánto que está teniendo insomnio y si tiene algún dolor (por ejemplo por causa de artritis). Si usted duerme acompañado, el médico puede preguntarle a su compañero o compañera si usted ronca mientras duerme. El médico también le puede preguntar sobre los eventos o problemas que usted tiene en su vida que le puede estar perturbando y haciendo que le sea difícil conciliar el sueño. Si el síntoma persiste puede ser necesario un estudio de sueño: Polisomnografía.

 

¿Qué es un diario de sueño?

Si la causa de su insomnio no es clara, su médico le puede sugerir a usted que lleve un diario de sueño. El diario le ayudará a llevar un registro de la hora a la cual usted se acuesta, cuánto tiempo está despierto en la cama antes de dormirse, con qué frecuencia se despierta durante la noche, a qué hora se levanta en la mañana y qué tan bien durmió. Un diario de sueño le puede ayudar a usted y a su médico a identificar patrones y afecciones que están afectando su sueño.

 

¿Cómo se trata el insomnio?

En muchos casos, una vez que se soluciona el problema que le está causando el insomnio, éste desaparece. La clave consiste en determinar qué es lo que le está causando el insomnio, de manera que esto se pueda tratar directamente. Muchas personas pueden dormir mejor simplemente haciendo unos cuantos cambios en sus hábitos a la hora de dormir.

Si usted continúa teniendo insomnio aún después de haber solucionado los problemas de fondo y de haber mejorado sus hábitos a la hora de dormir, su médico le puede recomendar terapia conductual. Este tipo de terapia le ayuda a usted a cambiar comportamientos que hacen que su insomnio empeore y le enseña nuevos comportamientos que le ayudan a dormir mejor.

 

¿Qué puedo hacer para mejorar mis hábitos a la hora de dormir?

Las siguientes son algunas cosas que usted puede hacer para ayudarse a dormir mejor:

• Acuéstese y levántese a la misma hora todos los días, inclusive los fines de semana, a pesar de que no haya dormido lo suficiente. Esto entrenará su cuerpo a dormir de noche.

• Establezca una rutina a la hora de acostarse. Haga lo mismo todas las noches antes de acostarse. Por ejemplo, tome un baño en tina con agua tibia y luego lea durante diez minutos todas las noches antes de acostarse. Pronto, usted establecerá una conexión entre estas actividades y el sueño, y el hacerlas le hará sentirse con sueño.

• Use la alcoba sólo para dormir o para tener relaciones sexuales. No coma, hable por teléfono o mire televisión mientras está en la cama.

• Asegúrese de que su cuarto sea oscuro y que no haya ruidos. Si el ruido es un problema, use un ventilador para enmascarar el ruido o póngase tapones en los oídos. Si debe dormir durante el día, cuelgue cortinas oscuras en las ventanas o póngase un antifaz sobre los ojos.

• Si aún está despierto después de tratar de dormir durante 30 minutos, levántese y vaya a otra alcoba. Siéntese en silencio durante 20 minutos antes de regresar a la cama. Haga esto tantas veces como sea necesario hasta que logre quedarse dormido o dormida.

 

Consejos para ayudarle a dormir

• Evite o limite el uso de cafeína (café, té, refrescos cafeinados, chocolate), descongestionantes, alcohol y tabaco.

• Haga ejercicio regularmente pero no unas pocas horas antes de ir a acostarse.

• Busque maneras para disminuir o manejar el estrés en su vida.

• No se acueste en la cama a pensar en cosas que le preocupan. Fije otra hora sólo para preocuparse. Por ejemplo, pase 30 minutos después de comer escribiendo lo que la está preocupando y lo que puede hacer al respecto.

• Trate de comer un bocadillo (refrigerio) liviano antes de ir a acostarse, pero no coma demasiado antes de la hora de dormir. Una taza de leche tibia o algo de queso con galletas de soda puede ser todo lo que usted necesite.

• No tome siestas durante el día si las siestas al parecer hacen que su insomnio empeore.

• Evitar usar aparatos de televisión o música en su habitación.

 

Dr. John Pablo Meza Benavides

Neurólogo Clínico - Neurofisiología


 



Registro

Sígueme

facebooktwitter

Contacto

  • Dirección: Cra 33 # 12A - 44
  • 7° piso B/ La Aurora (Pasto)
  • Tel: +57-2- 7316599 - 3187128850
  • Solicitud Citas: +57-2- 7316599
  • Programas: 3126575701
  • Contáctenos
  • Twitter
  • Facebook